Cultivar seguridad alimentaria. Situación mundial 2005. Tendencias y hechos.

http://www.worldwatch.org/features/security/tf/10#4
En el futuro, los factores determinantes más importantes de la seguridad alimentaria serán muy diferentes a los del pasado, tanto en el nivel nacional como en el local.
A pesar de los avances tecnológicos, el número de gente hambrienta en los países en desarrollo se incrementó de 18 millones en la segunda mitad de los noventa, a cerca de 800 millones en el momento actual.
En el mundo, casi dos billones de personas sufren de hambre y deficiencias nutricionales crónicas.
Sin embargo, detrás de las fotos trágicas y la desesperación de las personas que aparecen en ellas, están los problemas menos visibles que amenazan el abastecimiento global de alimentos.
Enfermedades como el VIH/SIDA,  la escasez de agua, la degradación del suelo, la guerra, son responsables de buena parte de la inseguridad alimentaria, pero la agricultura industrial y el cambio climático llevan estos problemas a la exacerbación y causan nuevos problemas.
La diversidad del ganado y  las especies vegetales endógenas tienen mayor capacidad para resistir enfermedades y cambios, pero estas especies se pierden rápidamente al tiempo que la monocultura comercial se disemina por el planeta.
Mientras tanto, los cambios sutiles del clima serán una amenaza mayor que las olas de calor ocasionales o las sequías severas, pues alteran en mayor medida los cultivos para condiciones climáticas óptimas.
Así como las amenazas –nuevas y antiguas- a la seguridad alimentaria son numerosas, también lo son las soluciones.
Nuestra herramienta más importante no son químicos novedosos o fertilizantes, ni semillas de diseño genético, sino una aproximación a la agricultura que depende del conocimiento de los agricultores y un uso sofisticado del medio ambiente que los rodea.
Inseguridad alimentaria creciente
Para un número cada vez mayor de personas en los países en desarrollo, la inseguridad alimentaria es una dura realidad. El VIH/SIDA se ha vuelto cómplice de la inseguridad alimentaria, arrancando constantemente a las regiones de su base agrícola. En África, por ejemplo, murieron 7 millones de trabajadores entre 1985 y 2000 en los 25 países más afectados por el SIDA.
Las mujeres, que comprenden el 80 por ciento de la fuerza de trabajo agrícola, ahora se cuentan como el 60 por ciento de la gente que vive con SIDA en la África subSahariana.
Se está perdiendo el conocimiento agrícola, pues la gente muere antes de transmitir el conocimiento a la siguiente generación.
Los factores ambientales también juegan su parte. Donde a la gente no le alcanza para comprar la comida suficiente, los problemas intemporales como la escasez de agua siguen siendo la causa medular del hambre.
Alrededor del mundo, 434 millones de personas enfrentan la escasez de agua.
Para el 2025, entre 2.6 y 3.1 billones de personas estarán viviendo en condiciones de escasez de agua.
Además, más del 80 por ciento del suelo arable mundial ha perdido productividad por la degradación del suelo.
Los conflictos también amenazan la habilidad de millones para conseguir suficiente comida, pues aleja a los agricultores de sus tierras. En Afganistán en 2002, los agricultores no podían llegar a sus terrenos para sembrar, y muchos se vieron forzados a matar a su ganado para sobrevivir. De acuerdo con la organización de alimentos y agricultura de la ONU, la violencia en el Gran Dafur, Sudán, en 2004 forzó a 1.2 millones de personas a dejar sus casas y sus tierras.
Nuevas amenazas a la seguridad alimentaria.
“Entre las amenazas que hay en el horizonte están la pérdida de diversidad de las especies animales y vegetales, el surgimiento de nuevas enfermedades, las enfermedades existentes que tienen origen en la alimentación, y el bioterrorismo alimentario.”
Las especies animales y vegetales del mundo están desapareciendo cuando más se las necesita para resistir amenazas crecientes como el cambio climático, las enfermedades originadas en la alimentación y el bioterrorismo.
Desde el inicio del siglo pasado, 75 por ciento de la diversidad genética de los cultivos agrícolas se ha perdido.
Miles de cosechas vegetales y animales se pierden anualmente por guerras, plagas y enfermedades, cambios climáticos, urbanización, el mercado global de materiales exóticos de cultivo, y la industria agrícola de gran escala.
Las enormes granjas mecanizadas no pueden manejar cultivos variados. Las manufacturas gigantes de alimentos requieren productos uniformes y con dimensiones estandarizadas.
La seguridad alimentaria depende de las provisiones de diversidad genética disponibles. Agricultores, ganaderos y pescadores de todo el mundo dependen de la biodiversidad agrícola – variedad y variabilidad de animales, plantas y microorganismos utilizados directa e indirectamente en alimentos y agricultura- para alimentarse y alimentar a sus comunidades.
 A través de la selección de los cultivos y el almacenaje de semillas, los agricultores han sido capaces de adaptar los cultivos y los animales a diferentes condiciones climáticas y de crecimiento.
Las técnicas agrícolas a gran escala también contribuyen a la inseguridad alimentaria  incrementando las tendencias a estallidos de enfermedades como la gripe aviar y el virus Nipah. 
Granjas industriales gigantescas atestadas de animales, hinchadas de estiércol; monocultivos que reemplazan a los policultivos, el reciclaje de los desechos animales en alimento para ganado, la concentración creciente en la industria carnicera y procesadora de alimentos, el mal uso de antibióticos –todos estos distintivos de la industria agrícola otorga a los patógenos grandes oportunidades para infectar cada estabón de la cadena alimenticia y, finalmente, afectar la salud humana.
Este tipo de agricultura también incrementa el riesgo de bioterrorismo. En esta era de alertas terroristas, la granjas que abandonan la diversidad genética efectivamente han tirado su armamento de batalla. A pesar de sus gigantescas capacidades tecnológicas, los enormes galpones repletos de pollos o cerdos son más vulnerables a la introducción maliciosa de enfermedades que las granjas pequeñas y diversas.

Soluciones institucionales y sus consecuencias inmediatas.
“Mientras muchos funcionarios, científicos y ejecutivos agrícolas continúan favoreciendo los cambios tecnológicos, es poco probable que este acento, que generó muchos de nuestros problemas corrientes, sea la solución. En lugar de eso, granjeros y políticos están cultivando cambios políticos y conceptuales.”
A la luz de las preocupaciones acerca de la diversidad genética, los gobiernos están haciendo un gran esfuerzo por encontrar soluciones institucionales a los retos agrícolas corrientes, más que cambios tecnológicos. Los gobiernos se han reunido con organizaciones no gubernamentales para negociar tratados como el Tratado Internacional de Recursos Vegetales y Genéticos de los Alimentos en 2004, y el Acuerdo Karen de Diversidad Ganadera. Tales acuerdos indican un incremento en el entendimiento de los temas subjetivos y en el progreso hacia la cooperación.
Granjeros: Una vieja solución nueva
“Mientras los gobiernos  han estado ocupados en disputas burocráticas sobre los recursos agrícolas, los granjeros han cultivado calladamente sus propios brotes de diversidad genética”
No es sorpresivo que los granjeros sepan mejor cómo cultivar diversidad dentro de la granja y cómo proteger a los brotes y los animales de las enfermedades y el clima.  Almacenando semillas y seleccionando cultivos, los granjeros están conservando los recursos genéticos en la tierra y comparten los frutos de su trabajo con otros granjeros en mercados de semillas y ferias agrícolas.
Sembrar variedades más amplias de cultivos es tal vez la mayor protección que pueden tener los granjeros contra el clima cada vez más errático. Granjas más diversas podrán soportar mejor las sequías, las plagas, y una variedad de choques relacionados con el clima. Y tenderán a depender menos de los combustibles fósiles para fertilizantes y pesticidas.
En el noreste de Brasil, se construyen bancos comunitarios de semillas para ayudar a los granjeros a acceder a semillas y capacitarlos para conservar la biodiversidad agrícola. En Kenya, las ferias de la semilla se han convertido en un medio efectivo y de empoderamiento  de las granjeras para intercambiar semillas y compatir conocimientos, y aumentar así la diversidad genética y la seguridad alimentaria local.
En algunas partes de África se plantan árboles en las orillas de los cultivos, un sistema llamado agroforestal, que puede incluir café y cacao, o se mezclan leguminosas con maíz, lo que puede ser parte de la solución.  Los árboles echan raíces más profundas que las de los cultivos, haciéndolos más resistentes a la sequía. También llenan de agua las capas superiores de suelo. Las mezclas  diversas de cultivos son más importantes dado que las alzas de temperatura acabarán con las áreas de  cultivo tradicionales de café y té en el caribe, Latinoamérica y África.

También se han hecho esfuerzos en las naciones desarrolladas. En el Instituto de la tierra en Salina, Kansas, el proyecto de granja Sunshine realiza cultivos sin utilizar combustibles fósiles, fertilizantes ni pesticidas, y en esa forma reducen su contribución al cambio climático y  buscan una solución local inherente para un problema global.
Cómo pueden ayudar los consumidores
“Los granjeros no son los únicos que tienen un reto que asumir dentro de un sistema alimentario más seguro, y no pueden delimitar nuestros campos y ranchos por sí mismos”
Está en el mejor interés de los granjeros reducir su propio consumo energético, simplemente para ahorrar dinero. Pero las soluciones a largo plazo para controlar las emisiones de gas invernadero y el cambio climático dependerán sobre todo de las elecciones que cada quien hace. Comprar ingredientes locales puede ayudar. Una comida que utiliza ingredientes importados puede generar fácilmente cuatro veces las emisiones de gas invernadero que una comida hecha con ingredientes locales.
Preguntas para discusión
1. ¿Cuáles son algunas de las formas en que las nuevas amenazas a la seguridad alimentaria, que incluyen cambio climático, pérdida de diversidad agrícola, y enfermedades emergentes, afectan la salud y el sustento la gente pobre de las ciudades y del campo? ¿Cuáles son algunos de los impactos de estas amenazas en las naciones ricas?
2. ¿Qué regiones del mundo sentirían más los efectos del cambio climático?
3 ¿Cuáles son algunos de los modos en que la pérdida de diversidad agrícola amenaza el futuro de la seguridad alimentaria global?
4¿Cuáles son algunas de las soluciones estratégicas para proteger la diversidad agrícola? ¿Cuáles son algunos de los modos en que los granjeros están protegiendo la diversidad de cultivo y de ganado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s