El verdadero coste de la carne. Entrevista a Robert Lawrence

 Cada americano consume 100 kilos de carne cada año, esto equivale a medio filete por persona al día. Entrevista a Robert Lawrence.
Alex Plana
Cada americano consume asombrosamente 100 quilos de carne cada año, esto equivale a medio filete por persona al día.

 

Este hecho preocupa a Robert Lawrence ya que una dieta sustanciosa con tantas calorías provinentes de grasas saturadas deja de lado los cereales, vegetales y frutas mucho más saludables. Pero como dijo a Liz Else, está ocupado en proporcionar el lastre académico para una campaña nacional para salvar el país de si mismo. Pero afortunadamente para él, es optimista.

¿Cómo se llama la campaña? ¿Puede cambiar realmente la forma de comer de los americanos?
Se llama “Lunes sin carne”, el nombre viene de la primera guerra mundial cuando se usaba como frase pegadiza para ayudar a la gente a vivir con racionamiento. De alguna manera estamos haciendo lo mismo pero es un racionamiento voluntario en un momento en que el ciudadano medio está “comiendo” 800 quilos de cereales al año comparados con los 250 de China. Nuestros cereales alimentan a los animales, principalmente a las vacas, donde un quilo de carne de vaca conlleva alrededor de 7 quilos de cereales para producirlo. Y sí, la industria alimentaria es enorme pero yo creo realmente que la verdad finalmente se sabrá y cuantos más y mejores datos tengamos mejor podremos persuadir a la gente para cambiar su conducta o incluso más importante, utilizar su conducta para cambiar la política.

¿Por qué los lunes?
¡Nos gusta como suena! Pero también porque la gente hace excesos los fines de semana y así es un modo diferente de empezar la semana.

¿Cómo funciona el “Sin carne”?
Básicamente no hay que comer carne roja, cerdo o aves de corral.

¿Cual fue la motivación?
Quizás porque tuve a mi primer nieto y empecé a preocuparme por el futuro. Empecé a pensar mucho más en qué intervenciones políticas podría desarrollar que integraran la salud humana con la salud del ecosistema. Después de todo, conocemos desde hace años la importancia de los efectos del medioambiente, empezando con el barrido de chimeneas de Londres en el siglo XVIII que provocó cáncer escrotal porque fueron expuestos a los alquitranes del hollín. Pero el medioambiente como algo que se relaciona íntimamente con la salud de la población entera no se ha explorado con mucha profundidad. Se relaciona particularmente con las ideas de la seguridad del alimento, cómo estamos utilizando la tierra de labrantío y regamos, y cómo la producción del alimento contribuye a las injusticias en la seguridad en todo el mundo así como en nuestra propia sociedad.

Todo esto es altamente político.
Oh, altamente político. La industria agrícola y el sector alimenticio tienen mucho poder político.

¿Podría ser tan resistente como la industria del tabaco?
Bien, hay un grupo llamado el Centro para la Libertad del Consumidor en los EEUU que es un frente para la industria del tabaco, la Asociación del Cattlemen, la Asociación de Productores de Cerdo, la Asociación de Productores de la Leche, la Sección del Huevo etcétera. Nos han declarado aquí en la escuela de la salud pública “extremistas ambientales” porque estamos hablando de la seguridad del suministro de alimentos humano, yendo derechos de nuevo a la seguridad de la fuente del pienso.

¿Hay los problemas de salud ambientales asociados a la producción de carne?
Absolutamente. Un ejemplo llamativo está en nuestro propio patio trasero. Estamos observando cambios microbiológicos en la flora y la fauna en la superficie del agua en la orilla del este de Maryland, en donde mil millones pollos al año crecen. La alimentación del pollo contiene antibióticos y arsénico que se utiliza como biocida. El arsénico va a parar en lo que eufemísticamente llamamos “litera del pollo”, excremento del pollo. Eso se pone detrás en los campos para hacer crecer la soja y el maíz para alimentar pollos, pero en tales cantidades el arsénico ahora está lixiviando la superficie del agua. Un colega intentó ver si esta enorme producción agrícola industrial podría explicar el arsénico en agua potable en la orilla del este y el aspecto de bacterias resistente al antibiótico debido a la exposición crónica a los niveles bajos de antibióticos.

¿Cuáles son los riesgos de hacer esta clase de investigación?
Particularmente en los EEUU la ciencia es utilizada para propósitos políticos. Algunos meses atrás, la Unión de Científicos Preocupados publicó una declaración que fue firmada aproximadamente por 60 ganadores del premio Nobel, criticando la manipulación política de datos científicos. Y cuando entras en el ambiente de los EEUU, por supuesto, lleva todos los peores aspectos de esto.

¿Qué puede hacer usted?
El Centro por un Futuro Habitable, que es donde proporcionamos el fondo académico para “Lunes sin carne”, se centra en la forma de la dieta, la producción del alimento, las relaciones entre el ambiente y la salud, con énfasis particular en los impactos ambientales y en la salud de la producción animal industrial. El animal que se cría a escala industrial aumenta el problema de la calidad del aire, por ejemplo, se libera amoníaco y otros productos químicos relacionados con la agricultura intensiva. El centro está para promover políticas proteccionistas de nuestra salud, nuestro planeta y nuestra capacidad de sostener vida en el futuro.

¿Por qué escogió la carne? ¿Por qué no bebidas gaseosas, productos lácteos, tortas o galletas?
Una razón era poder planificar la iniciativa Gente Sana 2010 de nuestro Departamento de la Salud y de los Servicios Humanos. Cada 10 años, se establecen objetivos, esta vez fue recortar los productos grasos saturados un 15 por ciento. Si calculamos, un día a la semana sin grasas saturadas de origen animal es aproximadamente este 15 por ciento. Otra razón es que debido a subsidios y otros factores, no evaluamos el coste verdadero de las cosas. La carne es un ejemplo particularmente bueno de donde no obtenemos los costes reales, como la degradación ambiental que también está dentro del precio real.

¿Pero está en contra de las sumas elevadas de dinero?
Sí, y no sólo los subsidios. Alrededor de 34 mil millones de dólares al año gastamos en el marketing del sector de los productos alimenticios y de bebidas en América. En cambio, el presupuesto social de marketing del Instituto Nacional del Cáncer para su gran campaña del “Cinco al día”, promoviendo cinco porciones de fruta y de vegetales al día, era solamente de 2 millones de dólares.

En una lucha tan desigual, un empujón debe ser importante…
Exacto. La idea de “Lunes sin carne” es conseguir algo que sea pegadizo, que la gente recuerde siempre. Lo que realmente hemos aprendido de promover la educación de la salud es que los mensajes simples y frecuentes funcionan mucho mejor que otros más complejos o, desgraciadamente, que hablar del estado del mundo desarrollado.

¿Pero no va a llegar a todas partes a menos que se una a activistas, no?
Correcto. Nos hemos juntado con un grupo en Nueva York que está basado en la campaña “Lunes sin carne”. Estamos proporcionando validación científica y tenemos personal en el centro que revisan recetas en la Web de Sin carne. El sitio (www.meatlessmonday.com) se ha diseñado especialmente para hacerlo muy accesible para todos. También trabajamos de cerca con el Centro de Acción del Recurso Global para el Ambiente en Nueva York y han estado involucrados haciendo una historieta llamada “The Meatrix”.

¿Cómo The Matrix?
Sí, pero se está haciendo énfasis en la producción animal industrial en los EEUU a través de una burla de la película. Ha ganado muchos premios y realiza un gran trabajo planteando soluciones de una manera que la gente puede identificarse.

Esto hace alusión al lado oscuro de la producción animal…
Sí, puede llegar a ser absolutamente oscuro. Tenemos un par de estudios acerca de la industria del pollo después del huracán Floyd. En todas las grandes granjas de cerdos en Carolina del Norte, sus estanques sépticos abiertos se desbordaron a causa del huracán. 23 de los 26 sistemas de río en Carolina del Norte fueron contaminados con basura animal originaria de la industria del cerdo. Hay 11 millones de cerdos en Carolina del Norte y 7,5 millones de personas y cada cerdo produce cerca de cinco veces los deshechos de un ser humano.

¿Están mejorando las cosas? ¿Cuántos animales se matan en los EEUU?
Ahora tenemos una población de 286 millones y matamos y consumimos a 9 mil millones de animales al año, 35 millones de cabezas de ganados, 100 millones de cerdos y 8 mil millones de pollos y pavos. En términos de la consumición total de carne, el varón americano medio consume dos veces lo que el Ministerio de Agricultura de los EEUU recomienda y la mujer americana media cerca de 1,6 veces. Incluso más que los países que más comen carne de Europa.

¿Entonces, qué opina de la carne?
No importa como de magra sea la carne, usted todavía tomará grasa saturada, y la proporción de grasas saturadas de la dieta americana es muy alta, mucho más de lo que debería ser. El tema del colesterol y de la grasa saturada ya lleva mucho tiempo y la industria de la carne dice que llevan 30 o 40 años criando ganados más magros. Pero cuando hablan de carne más magra, no reconocen las cantidades extensas de carne de vaca consumidas en forma de hamburguesa y que tiene aproximadamente un 50 por ciento de grasa. De hecho, toman la carne que no se utiliza para los filetes y las tiradas, la parte que levanta preocupaciones por BSE. Algo de esa carne es absolutamente magra, pero después tomaran grasa recortada, lo molerán y lo agregaran de nuevo a la carne de modo que los bocadillos de carne de vaca en McDonalds, Wendy o el Burger King conserven un poco de humedad y jugos ya que un bocadillo de carne magra resultaría bastante seco.

¡Eso suena contradictorio!
Se contradicen. Por una parte la industria dice: “Solamente se puede comer una porción de 3 onzas de carne de vaca magra que tiene pocas calorías, menos calorías de grasa que porciones de otras cosas.” Pero si usted va a un restaurante americano, y le traen 3 onzas, serían del tamaño de una cubierta de cartas para jugar. El cliente diría: “¿Es todo lo que voy a recibir?” Una porción típica es 12, 14 o 16 onzas. Enorme.

¿Pero eso no puede ser bueno?
Nuestro sistema de agricultura produce 3900 calorías para cada hombre, la mujer y el niño en los EEUU cada día y puesto que necesitamos solamente cerca de 2400 calorías de media, ¿qué va a hacer con ese exceso? ¡Bien, usted será de tallas grandes, la gente o lo malgastará y por lo tanto habrá esos tremendos deshechos o la consumirá y ganará cintura!
Otro gran problema de comer grasas de origen animal es el de los agentes contaminadores orgánicos que viajan en la capa grasa de tejidos finos. Tanto dioxinas, PCBs como pesticidas están presentes en el suministro de alimentos. Cerca del 30 por ciento de pienso para los cerdos y las vacas son grasa animal reciclada. Entonces hay desórdenes endocrinos, hormonales y de los promotores del crecimiento usados en la industria de la carne de vaca y cada vez más en otros productos de origen animal. Necesitamos mucho más datos, pero los actuales sugieren que estos desórdenes de la endocrina desempeñan un papel fundamental en la disminución de la edad de la primera menstruación que explica el aumento continuado en el cáncer de pecho comparado con otros cánceres.

¿Y acerca de la intoxicación alimenticia?
Tenemos cerca de 75 millones cada año de casos de enfermedad diarreica producida por los alimentos en los EEUU. 75 millones de casos de 286 millones de americanos es realmente mucho.

¿Los problemas por comer carne se evidencian de otro modo?
Dejando a un lado la epidemia de la obesidad, los americanos eran las personas más altas y más delgadas del mundo y ahora estamos siendo colectivamente más bajos también.

¿Más bajos?
Hay mucha especulación pero parte de este suceso se debe en los bajos valores nutricionales. Esto no es diferente a lo que sucedió en el pasado. Mi tío, por ejemplo, que creció en el valle de Rhondda en País de Gales del sur era apenas 5 pies de alto. Él era un objetor de conciencia en la primera guerra mundial y sirvió en el cuerpo de ambulancia. El hombre alistado medio en el ejército británico era cuatro pulgadas más bajo que el oficial medio. ¡Mi padre era el más alto de su familia en 5 pies y 3 pulgadas, y el mayor de mis hermanos es igual de alto que yo, 6 pies, así que en el instituto tuvimos que aguantar todas esas bromas sobre el lechero alto porque nos veían a mi hermano y a mi con nuestros padres!

¿Pero los americanos son más bajos en la actualidad?
Quizás estemos retrocediendo, viendo algunas manifestaciones reales de esta dieta americana degradada.

¿Cómo poder transmitir mensaje a través a los oficiales del gobierno?
Recientemente he presidido una sección en el Instituto de Medicina sobre dioxina en el suministro de alimentos. Fue patrocinado, como la mayoría de cosas del Instituto de Medicina de la Academia Nacional de las Ciencias lo están, por el Ministerio de Agricultura de los EEUU; la Administración de Alimentos y Drogas; la Agencia de Protección del Medio Ambiente y por la Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de la Enfermedad de los Centros para el Control de la Enfermedad. Cuando conocimos a siete u ocho personas de estas agencias y les dijimos lo que íbamos a decir en la rueda de prensa, el EPA y la gente de ATSDR se mostraron muy conformes, el FDA estuvo un poco más preocupado pero el USDA se mostró realmente enojado.

¿Por qué?
Tienen esta situación completamente insostenible donde parte de su trabajo es recomendar a la gente americana sobre la dieta y la otra promover el sector agrícola de los EEUU. Estaban muy, muy preocupados por las recomendaciones que íbamos a hacer ya que creían que les conllevaría grandes problemas políticos para ellos.

¿Lo cree?
Una de las cosas que dijimos era que los almuerzos de escuela necesitaban ser modificados drásticamente para reducir la grasa de origen animal ya que aquí es donde se acumulan las dioxinas y otros productos químicos están acumulando aún no ha sucedido nada.

La entrevista origninal está en http://www.newscientist.com/opinion/opinterview.jsp?id=ns24601
Traducción de Alex Plana – alex@animanaturalis.com

Artículo en Hazte vegetariano

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s