Por qué es inteligente reducir la exposición a los pesticidas

 

Mientras más descubren los científicos acerca de la toxicidad de los pesticidas, más preguntas surgen acerca de sus efectos potenciales en las personas. Los fabricantes de pesticidas con frecuencia presentan estos problemas científicos irresueltos, y la incertidumbre que viene con ellos, como seguridad. Frases como “no hay evidencia concluyente de daño a los seres humanos por exposición al pesticida x”, intentan desviar al público hacia la creencia de que estar expuestos a pesticidas y químicos tóxicos no tiene riesgos perceptibles. Esto es mentira. La ausencia de conocimiento no es una prueba de seguridad.

Existen dos razones principales  por las que es tan difícil relacionar concluyentemente el daño humano con químicos tóxicos.

En primer lugar, la mayoría de las pruebas de seguridad realizadas para las agencias reguladoras no están diseñadas para determinar si la exposición a pesticidas y mezclas químicas en las dosis bajas que todos experimentamos es inofensiva, particularmente durante períodos críticos de desarrollo. En general, el gobierno solicita, y las compañías aportan, estudios realizados con dosis altas para determinar efectos tóxicos obvios e importantes.  Al no existir pruebas apropiadas con dosis bajas, los fabricantes de químicos y pesticidas declaran que hay seguridad pues no ha sido demostrado (ni estudiado) de manera concluyente ningún daño por dosis  bajas.

En segundo lugar, como la gente está contaminada con rastros de literalmente cientos de químicos, es generalmente imposible atribuir a ninguno de ellos algún efecto específico en la salud. Existen varias excepciones preocupantes, sin embargo, que incluyen químicos como el plomo o el PBC, en las que se ha demostrado que dosis bajas en períodos críticos de desarrollo tienen efectos adversos significativos y permanentes en el aprendizaje y el comportamiento (CDC 2001, CDC 2003, EWG 2003, ATSDR 1999, ATSDR 2000).
Más allá de los estrechos límites de las agencias reguladoras, investigadores científicos independientes están comenzando a reconocer los modos sutiles en los que pequeñas dosis de pesticidas durante períodos críticos en el desarrollo fetal e infantil pueden tener efectos adversos a largo plazo. Es bien sabido que el feto, el infante y el niño pequeño son típicamente más vulnerables a los efectos tóxicos de pesticidas y químicos tóxicos (FRC 1993, EPA 2003, FSA 2003). El metabolismo, la fisiología y la bioquímica de un feto, un infante o un niño son fundamentalmente diferentes a los de un adulto. Desde la concepción y durante toda la infancia, muchos órganos y sistemas vitales continúan creciendo y madurando. Durante los períodos críticos de cambio y desarrollo, estos sistemas son susceptibles a los efectos de pesticidas y sustancias tóxicas presentados de manera individual y en mezclas. Algunos sistemas y órganos, por ejemplo el sistema nervioso y el cerebro, pueden ser dañados sutil y permanentemente al estar expuestos en el útero o durante la infancia a sustancias tóxicas que en el mismo nivel no causan daños sensibles en los adultos (Jacobson 1996, CDC 1997, NRC 2000).
El sistema endocrino (hormonal) es tal vez más sensible aún a la exposición tóxica que el sistema nervioso, y en la década pasada se ha puesto un esfuerzo enorme en el estudio de cómo los pesticidas y los químicos tóxicos interfieren con las funciones endócrinas normales. Un pleno significativo de investigación en animales ahora muestra que dosis ultra bajas de pesticidas y químicos tóxicos, en días críticos dentro del desarrollo, pueden causar trastornos en las funciones hormonales y efectos en el desarrollo de órganos y funciones que sólo se detectan tardíamente en la vida. Un número creciente de estos estudios muestran que dosis bajas en momentos susceptibles dentro del desarrollo pueden ocasionar mayor efecto que dosis altas (vom Saal 1997, Alworth 2002, Hayes 2003).
Esto es particularmente relevante en la exposición vía alimentos y agua durante la infancia y la vida fetal, donde el momento de la exposición es por lo menos tan importante como la dosis.
Muchos pesticidas son ahora considerados “trastornadores endócrinos”, el término se aplica a sustancias químicas que causan una variedad de cambios en las señales hormonales normales. Algunos ejemplos bien conocidos de pesticidas trastornadores endócrinos altamente tóxicos es el DDT (and its metabolite DDE), de los que se sabe que exhiben mucha de su toxicidad a través de propiedades antiandrogénicas (demasculinizantes) (ATSDR 2002); vinclozolin, un fungicida altamente utilizado, también es un antiandrogénico (EPA 2000); el endosulfato, un pariente del DDT con propiedades estrogénicas, se ha encontrado en alimentos con mayor frecuencia que cualquier otro pesticida(EPA 2002, USDA 1994-2001); y el atrazine, un herbicida con extensa actividad hormonal, que contamina el agua potable de alrededor de 20 millones de personas en Estados Unidos.
 
Hoy, los científicos saben mucho más acerca de los modos en que los pesticidas son capaces de modificar las señales hormonales críticas del cuerpo humano, cuyos efectos potenciales pueden cambiar la vida de las personas. Sin embargo, y a pesar de estos avances, hay pocos acuerdos acerca de cuánto trastorno endócrino es mucho, y qué tanto es inocuo. Lo mismo sucede con los efectos en el sistema inmunológico y con efectos de menor grado en el sistema nervioso en desarrollo.
Mientras la ciencia avanza, los funcionarios de salud pública y de medio ambiente se enfrentan con un conocimiento en aumento sobre los riesgos de los pesticidas, así como con incertidumbre acerca de los mecanismos precisos y la naturaleza de los efectos adversos. Este problema está sobrepasando a un sistema de legislación que se ha vuelto exageradamente dependiente de la certeza científica, cuando la certeza es cada vez más difícil e incluso imposible de alcanzar.

En lugar de prevenir riesgos y poner la responsabilidad de garantizar seguridad en donde corresponde, en los productores de pesticidas y químicos tóxicos, muchos pesticidas permanecen en el mercado sin amenazas ni acciones reguladoras. La EPA ( Agencia de Protección Ambiental APA) está cada vez más estancada en argumentos científicos arcaicos y complejos, la mayoría generados por compañías químicas, que sirven principalmente como tácticas dilatorias para mantener en el mercado a los pesticidas y las sustancias tóxicas. Sin final visible para este enredo, el consumidor será sabio al minimizar el contacto con pesticidas siempre que sea posible.

 

 

¿El gobierno no regula estas sustancias químicas?

Sí, pero muy lentamente. Es importante recordar que el gobierno de los Estados Unidos declaró que pesticidas altamente tóxicos como el DDT, clordano, dursban y otros eran seguros, hasta el día en que la EPA los prohibió.

La EPA ( Agencia de Protección Ambiental, APA) está en proceso de promover estándares de seguridad en el uso de pesticidas para cumplir con una ley de 1996 (El Acta de Protección a la Calidad de los Alimentos) que exige la protección de infantes y niños contra los pesticidas. Diversos pesticidas altamente tóxicos han sido prohibidos o restringidos bajo esta ley, pero varios de ellos han escapado a su  control o aún no se han sujeto a ella. Los fabricantes de pesticidas, las compañías de alimentos y las empresas agrícolas están peleando la aplicación estricta de los estatutos, y han logrado debilitar diversas provisiones clave.
Incluso la mejor aplicación de la ley de 1996 no protegerá al público del efecto combinado de pesticidas múltiples. Si bien en años recientes un puñado de los pesticidas más dañinos han sido removidos del suministro de alimentos, en general el uso de pesticidas ha permanecido estable. Una vez que se han visto  los resultados de la FoodNews Computer, se verá que la exposición múltiple es cosa de todos los días. Si se come en este país (EEUU) se comen pesticidas.

¿Estos tóxicos son malos para mí?

Los pesticidas son tóxicos desde su diseño. Matan insectos, hierbas, hongos, roedores y otras “pestes” o plagas. Por eso es que el gobierno los regula, aunque no con suficiente firmeza. Los riesgos que se encuentran al comerlos dependen de un número de factores que incluyen la toxicidad del pesticida, el grado y la forma de exposición a él, la edad del consumidor, la susceptibilidad genética, y la exposición a otros tóxicos, incluyendo otros pesticidas. Creemos que:

1. Tienes derecho a saber qué contienen tus alimentos.
2. Los riesgos de muchos de estos contaminantes son inaceptablemente altos, especialmente para infantes y niños.
3. El gobierno puede y debe dar pasos para eliminar químicos tóxicos, incluyendo pesticidas, del suministro de alimentos.

Referencias
Alworth, LC., Howdeshell, KL., Ruhlen, RL., Day, JK., Lubahn, DB., Huang, TH., Besch-Williford, CL and vom Saal, FS. 2002. Uterine responsiveness to estradiol and DNA methylation are altered by fetal exposure to diethylstilbestrol and methoxychlor in CD-1 mice: effects of low versus high doses. Toxicol Appl Pharmacol 183 (1): 10-22.
ATSDR (Agency for Toxic Substances and Disease Registry). 1999. Toxicology profile for lead (CASRN 7439-92-1). Available online at
http://www.atsdr.cdc.gov/toxpro2.html#Final.
ATSDR (Agency for Toxic Substances and Disease Registry). 2000. Toxicological profile for polychlorinated biphenyls (PCBs) (Arochlors -1260, -1254, -1248, -1242, -1232, -1221, and -1016 (update). Available online at
http://www.atsdr.cdc.gov/toxpro2.html#Final
ATSDR (Agency for Toxic Substances and Disease Registry). 2003. Toxicological profile for DDT, DDE, and DDD (CASRN DDT 50-29-3, DDE 72-55-9, DDD 72-54-8). Available online at
http://www.atsdr.cdc.gov/toxpro2.html#Final
CDC (Centers for Disease Control and Prevention). 1997. Facts on Lead. Available online at
http://www.cdc.gov/nceh/lead/guide/1997/docs/factlead.htm.
CDC (Centers for Disease Control and Prevention). 2001. National Report on Human Exposure to Environmental Chemicals. Available online at
http://www.cdc.gov/nceh/dls/report/PDF/CompleteReport.pdf.
CDC (Centers for Disease Control and Prevention). 2003. Second National Report on Human Exposure to Environmental Chemicals. Department of Health and Human Services. Available online at
http://www.cdc.gov/exposurereport/.
EPA (Environmental Protection Agency). 2000. Reregistration eligibility decision for vinclozalin. Office of Prevention, Pesticides and Toxic Substances (OPPTS) EPA 738-R-00-023. Available online at
http://www.epa.gov/oppsrrd1/reregistration/vinclozolin/.
EPA (Environmental Protection Agency). 2002. Reregistration eligibility decision for endosulfan. Office of Prevention, Pesticides and Toxic Substances (OPPTS) EPA 738-R-02-013. Available online at
http://www.epa.gov/oppsrrd1/REDs/endosulfan_red.pdf.
EPA (Environmental Protection Agency). 2003. Draft final guidelines for carcinogen risk assessment (external review draft, February 2003). Available online at
http://cfpub.epa.gov/ncea/cfm/recordisplay.cfm?deid=55445.
EWG (Environmental Working Group). 1995. Weed Killers By The Glass. Available online at
http://www.ewg.org/pub/home/Reports/Weed_Killer/Weed_Home.html
EWG (Environmental Working Group). 1999. Into the Mouth of Babes.
EWG (Environmental Working Group). 2003. BodyBurden: The Pollution in People. Available online at
http://www.ewg.org/issues/home.php?i=6.
FSA (Food Standards Agency) 2003. Proposed regulations regarding baby and infant food. Available online at
http://www.foodstandards.gov.uk/foodindustry/Consultations/
completed_consultations/compconsulteng/babyfoodregscons2003
Hayes, T., Haston, K., Tsui, M., Hoang, A., Haeffele, C and Vonk, A. 2003. Atrazine-induced hermaphroditism at 0.1 ppb in American Leopard Frogs (Rana pipiens): laboratory and field evidence. Environ Health Perspect 111 (4): 568-75.
Jacobson, JL and Jacobson, SW. 1996. Intellectual impairment in children exposed to polychlorinated biphenyls in utero. N Engl J Med 335 (11): 783-9.
NRC (National Research Council). 2000. Toxicological Effects of Methylmercury. Washington DC, National Academy Press. Available online at
http://www.nap.edu/books/0309071402/html/.
NRC (National Research Council). 1993. Pesticides in the Diets of Infants and Children. National Academy Press, Washington DC. Available online at
http://books.nap.edu/books/0309048753/html/R1.html#pagetop
USDA (U.S. Department of Agriculture). 1994-2001. Pesticide Data Program.
vom Saal, FS., Timms, BG., Montano, MM., Palanza, P., Thayer, KA., Nagel, SC., Dhar, MD., Ganjam, VK., Parmigiani, S and Welshons, WV. 1997. Prostate enlargement in mice due to fetal exposure to low doses of estradiol or diethylstilbestrol and opposite effects at high doses. Proc Natl Acad Sci U S A 94 (5): 2056-61.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s